Limites y la libertad: Vamos a Valencia

limiti personali

Si cierro mis ojos e imagino mis limites personales, automáticamente los veo como una barrera de coral: en apariencia maravillosa y con el objetivo de protegerme que, pero en realidad es peligrosa, punzante y dolorosa.

En la vida cotidiana, los reconozco bien: los acepto, les doy las gracias por su intención protectora sin embargo no me adapto a su “querer”. Los limites personales son bastante sutiles, osaría decir, te conquistan con sus bonitas palabras, pero te esclavizan en su mundo, hecho de patrones establecidos por la sociedad en la cual uno se ha criado.

Te preguntaras, como sabes que estos límites no hacen parte de ti si son personales? Pues sin dudas son parte de mí, pero los escucho para luego convertirlos en aliados y no dueños de mí misma.

Mi recurso para ser más fuerte que ellos son mis pasiones y mis objetivos. A menudo no van muy de acuerdo con mis “amigos” limites.

Mi pasión mas grande es, como puedes imaginar, es viajar (clica aquí para descubrir mas)  y esta vez os quiero llevar a Valencia donde he conocido el movimiento de la libertad y la alegría.

Suena bastante raro, no? Me refiero dar un movimiento a las emociones.

Vamos a Valencia y os lo explico enseguida.

VALENCIA

Valencia es una ciudad situada a 300km a sur de Barcelona, y en este periodo, se pueden apreciar sus olores de primavera, el olor del mar, la brisa suave que acaricia la cara y que te envuelve con su calor.

Llego un sábado por la mañana con un vuelo de más o menos una hora desde Barcelona y, apenas aterrizado, me dirijo hacia el metro, situado justo dentro del aeropuerto. Nada de más cómodo.

Apenas salgo del tren, me doy cuenta de que el centro histórico, con sus monumentos y sus iglesias góticas le dan un aire a mi familiar, un poco italiana, y enseguida me siento como en casa.

Limiti personali Valencia

El centro tiene una forma circular e inmediatamente me encuentro perdida en las callejuelas del centro histórico: nada más placentero poder disfrutar y apreciar cada pequeña esquina

Llegada al hostal reservado, ya una costumbre de mis viajes sola, mi único objetivo es dejar la maleta y empezar mi nueva experiencia de turista “emotiva”.

EL HOSTAL Y EL ENCUENTRO CON MI SABOTEADOR, MARIO

El hostal es sin dudas en pleno centro, nuevo y con un estilo super juvenil.(Aquí podéis ver mejor el hostal)

limites
Home Youth Hostel

Apenas entro, uno de mis limites personales, mejor dicho, uno de mis “saboteadores internos” me habla y me dice: “un poco jóvenes estos clientes y el personal para ti, no crees ser un poco mayor para todo esto?”

En ese momento, respiro hondo, me conecto con mi esencia viajera y de pez navegante y contesto a Mario, mi saboteador, (es así que le llamo y le hablo mentalmente) “ No me parece nada malo poder compartir mis emociones de viajera con otros viajeros, hay que tener una edad para emocionarse y compartir experiencias?” Mario se calla.

ORGANIZACION DE LA VISITA DE VALENCIA

Liberada del molesto Mario, y, después de haber escuchado la explicación de los chicos de la recepción sobre la ciudad y sobre las actividades del hostal, me tiro hacia el descubrimiento de mi nuevo mundo.

Mi lista de lugares por visitar y cosas por hacer es bastante larga, pero tengo 4 días a disposición.

  • Visita de la ciudad a pie
  • Bioparc
  • Oceanografic
  • Ver la playa
  • Salidas nocturnas

Nada de pánico, lo puedo conseguir! Una vez planificada y dosificada mi energía física hago un plan de mis días también en base a las condiciones meto que verifico por internet.

Mi página favorita es accuweather y aunque parezca un poco exagerado el verificar las condiciones meteorológicas, me ayuda a hacer un plan de acción y para que no me quede “tirada” por la lluvia para una eventual actividad al aire libre.

Decido entonces dar una vuelta por la ciudad a pie y, como primer día me parece perfecto para orientarme y no cansarme demasiado.

limiti personali valencia
Plaza del ayuntamiento
LIMITES PERSONALES: MI PRIMER RETO

Primera etapa recomendada y primer desafío por enfrentarme es subir hasta la cima de la torre del Miguelete por la vista panorámica de la ciudad.

Los numerosos escalones no me asustan al principio, pero poco a poco que subo, se vuelven cada vez más estrechos. El pie apenas cabe en el escalón y, si no quiero caer y provocar un domino detrás de mí, tengo que prestar atención. Eh sí, hay mucha gente detrás de mi subiendo y, poco a poco que subo, el ambiente se hace bastante claustrofóbico y más oscuro.

Mario se pone a mi lado, pero no lo escucho y sigo con mi subida hacia la cima. No quería pararme por la claustrofobia y por mis vértigos. Me repito, “lo puedo hacer!”

Finalmente llego: un viento fuertísimo que me mueve y delante de mí una vista impresionante de la ciudad. La torre está bien protegida por rejas y acercándome a la vista de la ciudad no es un problema. A esta altura entiendo que Mario no tenía ningún motivo de ponerme trabas.

Me invade un profundo sentido de libertad, pelo al viento y una felicidad de una pequeña victoria.

limites
Torre Miguelete

Saco mil fotos, estoy feliz. Lamentablemente el viento es muy fuerte y después de unos 20 minutos, decido bajar con el corazón orgulloso de una leona que sale después de una lucha.

 valencia

EL DESCANSO DE LA LEONA

El paseo sigue y hambrienta como una verdadera leona me dirijo hacia el mercado central donde veo un bar minúsculo, pero con una marea de personas dentro.

Me acerco y noto que la gente es local y entonces deduzco que el sitio es bueno.

La boatella tapas” típico sitio ibérico con su barra bien llena de tapas y yo, con mi mirada hambrienta, consigo cruzar la mirara del camarero que me sugiere tomar solo dos media tapas y una buena cerveza fría y refrescante.

Una media tapa de pescadito frito y una sepia a la plancha reduce mi batería física al 8% entonces decido recargarme yendo a echarme una siesta al hostal.

limites
Boatella de tapas
MARIO Y SUS PRIMEROS CONSEJOS

Volviendo al hostal, saludo a los chicos de la recepción y me informan de la cena “familiar” , es decir una cena que el hostal prepara cada noche, gratuita para los huéspedes pero con la función principal de juntar los viajeros solos.

Mario de nuevo entra en acción y me dice “posiblemente la cena será de poca calidad y no tendrás ningún tema de conversación con tus compañeros de viaje y a lo mejor te excluirán de la conversación”.

Escucho los consejos de Mario y decido que después de la siesta, sin ningún compromiso, me habría preparado para la noche y habría ido al descubrimiento de la cena sin ninguna obligación y abierta a las posibilidades.

limites

LIMITES PERSONALES Y EL SEGUNDO DESAFIO:
LA CENA FAMILIAR EN EL HOSTAL

La cena empieza a las 20.30 y por tanto, bien descansada, decido bajar a la zona común un poco antes de la hora prevista para chequear la situación. Muchos están ocupados en la preparación de la cena y yo, con una actitud bastante tímida, me acerco a la mesa donde la mayoría están sentados.

Empezamos con un  “hola que tal” y vemos que pasa.

Pues la respuesta es positiva, empiezo a hablar con un chico de Madrid, Juan Carlos, que me dice que él también había llegado la misma mañana y que estaba planificando sus próximas excursiones. Al mismo tiempo se une a la conversación otro chico colombiano y otras dos chicas de otras nacionalidades.

Echo una mirada hacia las ollas y veo que están preparando paella, cous cous y sopa vegetal. Todo con un muy buen olor y un aspecto más que agradable.

¿Qué hago? “Mira Mario, me quedo para la cena, creo que también esta vez no ganaras sobre mi”.

LA CENA Y LOS NUEVOS AMIGOS

Empezamos a preparar la mesa con platos, cubiertos como si la grande familia “viajera” estuviese a punto de reunirse. Nuestras conversaciones empiezan hablando de Valencia pero luego se extienden y empezamos a hablar de nuestras pasiones, de dónde venimos, nuestras costumbres viajeras y no.

Empezamos a cenar y la conversación fluye con todo el mundo. Me siento al lado de un chico colombiano, apasionado de la salsa como yo y que me cuenta que es profesor de Filosofía en Tokio.  No investigo sobre el por que ha llegado allí, pero sin dudas llama mi atención.

LIMITES PERSONALES Y EL TERCER DESAFIO:
EL MASAJE A LOS PIES

Hablando me dice que le encanta hacer masajes a los pies y que está feliz cuando los hace porque es algo que relaja mucho a los demás y a su vez relaja mucho a el mismo.

En aquel momento, me sale la nube tipo comic y pienso: “qué bonito sería un masaje a los pies ahora después de todo lo que he caminado hoy” desaparece la nube y, como por magia, (o quizás por mi expresión tipo Homer Simpson con la baba a la boca 🙂 ) el chico me pregunta si quiero que me haga un masaje a los pies.

Mario se despierta: “¡NO SILVIA, ESTO NO LO PUEDES HACER! Vete a saber qué pensarían de ti, y sobre todo, que se podría imaginar el chico de ti. Además, piensa que tienes los pies destrozados por tu caminata”

Efectivamebte no puedo llevarle la contraria a Mario por sus preciosos consejos pero tampoco quiero darle la razón al 100 %

Que hacer entonces? Hacérmelo aliado y buscar unas respuestas para dar a Mario!

Pasamos a la acción. En un minuto tengo las respuestas.

  • Lavar los pies
  • Dejar claro el mensaje al chico que no habría salido con él y que habría sido solo por el mensaje.
  • Elección del lugar, mi habitación que compartía con otras chicas.

Conectada con mis intenciones y convencida, ACEPTO el masaje: comunico amablemente al chico mis “condiciones” y acepta mi contrato verbal.

LA CONFESION DE MARIO

Mario indignado se aleja nuevamente y empieza el movimiento de la libertad y de la alegría.

Que decir sobre el masaje, un esplendor y yo relajada como una medusa del Oceanografic!

Mario se había ido ya a dormir desde hace mucho tiempo y, antes de acostarse, me confiesa algo: “no me necesitas, tu confianza en ti misma es fuerte cuando estas conectada con tus pasiones, sin embargo, recuérdate que siempre estaré a tu lado para ponerte a prueba!”

limiti personali Valencia

Y vosotros como reaccionáis con vuestro “Mario”?

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Más información en nuestra Política de Cookies.