Amor tóxico? Vamos a Colombia

Si tuviera que darte una respuesta universal a la pregunta sobre cómo superar un amor tóxico, ahora mi respuesta sería, no lo sé.
A veces, en el transcurso de la vida, sucede que tenemos que hacernos esta pregunta, especialmente cuando nos sentimos ahogados por el sufrimiento que no sabemos cómo nombrar.

El nombre en cuestión es amor tóxico.

Todo parece estar bien, de acuerdo con nuestra mente, pero emocionalmente sentimos que algo está mal con nuestro compañero: nos sentimos incomprendidos, inseguros, nos sentimos «inferiores» frente al otro, que está abrumado por una personalidad que es básicamente narcisista.

EL NARCISISTA Y EL AMOR TOXICO

Eh, sí, a menudo se nota que es un amor tóxico cuando estamos con personas con una personalidad narcisista: además de ser egoístas, tienen la
característica mágica de aniquilar a la persona que está a su lado
para que se sienta invencible y en el centro del mundo.

Un poco como vampiros de energías. La mayoría de ellos ni siquiera tienen la consciencia de serlo.
Son grandes aduladores y al principio es fácil dejarse encantar por las hermosas palabras y su fascinante carisma.

Alcanzan su bienestar emocional cuando pueden esclavizar emocionalmente a sus presas al recrear una especie de «harem» a su alrededor.
Si se dan cuenta que una de sus presas comienza a alejarse del «harem»
comienza su preocupación y desencadenan un mecanismo de «chantaje emocional» contra la presa. Todo esto para tratar de mantener el control.

EL AMOR Y COLOMBIA

Habiendo hecho este preámbulo, les contaré una historia sobre el
Amor con la A mayuscula, llamada Amor propio y un viaje a Colombia para curarme del amor tóxico.
Escribo esta historia ahora porque hace solo un año en este período decidí ir a Colombia y, solo pensando en esa tierra maravillosa, revivo esas emociones intensas.

Emociones de energía que derrotaron a un Amor Tóxico.
El año pasado, en febrero, sí, salí de un amor desastroso: toco el fondo con el «narcisista». Había dado cuerpo y alma para una relación que ya tenía mil dificultades desde el principio, pero que yo, obstinada , quería continuar.

amor tóxico

Soy una persona extremadamente exigente conmigo misma tanto que no podía aceptar el hecho de que un sueño, una hermosa ilusión, se hubiera roto. Hablo de ilusión porque en realidad solo hubo interminables discusiones, falta de comunicación y, sobre todo, falta de respeto.
Ya no existía mi verdadera esencia de pez que navega en las maravillosas aguas de la vida.

EL DIALOGO CON EL CORAZON

Un día decidí mirar adentro y, tomando en mis manos mi corazón intoxicado, le dije: «Escucha, tenemos que hacer algo aquí, no podemos seguir así»

La respuesta del corazón, debilitado,  se retrasa un poco, pero al cabo de unos minutos reacciona. Su fuerza impetuosa y responde:

«¡Vamos, vamos a Colombia»!

De repente siento un shock, como si un desfibrilador estuviera a punto de revivir un cuerpo casi sin vida, y la adrenalina regresa a la
circulación.
Colombia siempre habia sido un destino en el que pensé durante mucho tiempo, para mí un símbolo de energía vital, pero que por mil razones siempre había dejado de lado.

Los preparativos comienzan y aquí » Mario» (lee mi artículo para saber quien es Mario) tiene una autoridad notable y muy poderosa.

En cualquier momento trata de bloquearme, pero evidentemente no puede.
Necesito superar el amor tóxico y, una semana después de la decisión, comienza el viaje.

LLEGADA A BOGOTA
amor tóxico
Cerro de Montserrate

Después de unas 9 horas y media de vuelo desde Madrid llego. Un frío tremendo en Bogotá. Mis preparativos fueron muy apresurados, tanto que ni siquiera sabía que Bogotá está más o menos situada a 3.000 metros del nivel del mar, como si hubiera llegado a una estación de esquí. Afortunadamente, tengo un par de suéteres de lana que siempre pongo en la maleta para los viajes largos en avión.

Mi cuerpo, desafortunadamente, debilitado por las fuertes emociones tóxicas, no aguanta el frío y al día siguiente aparecen por magia una bonita anginas! No sé si fue obra de Mario, pero no me dejo desanimar…. mi objetivo es derrotar al amor tóxico que me hacía prisionera.

Tomo de todo y, después de una noche en Bogotá, me dirijo de nuevo al día siguiente al aeropuerto para ir a Santa Marta, el lugar encantado.

Por fin llego con el calor del Caribe, ¡fuera los suéteres! Cojo un taxi y me dirijo a mi hostal, en el centro histórico de Santa Marta.

LLEGADA A SANTA MARTA
Santa Marta dall’alto

Por fin llego con el calor del Caribe, ¡fuera los suéteres! Cojo un taxi y me dirijo a mi hostal, en el centro histórico de Santa Marta.

El hostal es muy bonito y tiene piscina, tal y como lo había visto por  internet!(El Hostal de Jackie)

Me doy cuenta de que no he considerado otro aspecto importante: es la Semana Santa. La Pascua es una fiesta muy popular para los colombianos.

En poco tiempo, me doy cuenta de que los bancos también están celebrando, cerrando desde el Jueves Santo hasta el lunes incluido y eso significa que no puedo sacar dinero en efectivo.

Me invade la sensación de que encontrar las excursiones será un problema… pero no tiro la toalla….

Pago con tarjeta de crédito y a las malas organizo las excursiones por mi cuenta.

Mi habitación, compartida con otro chico, es bastante cálida, con un mini ventilador,

amor tóxico

amore tossico
La terrazza dell’ostello

pero tengo la ventaja de estar cerca de la piscina. Arriba, sin embargo, hay una mega terraza donde se puede tomar una copa por la noche, mientras por la mañana se sirve el desayuno. Apenas subo a ver la terraza, me sorprende el nombre del cartel puesto encima del bar.. parecía estar ahí para mí.

amor tóxico
La terraza del hostel
  VISITA DE SANTA MARTA

Dejo todo en el hostel y decido dar un paseo por Santa Marta, para tener una idea de dónde estoy pero también para comenzar la búsqueda de la EXCURSIÓN SANADORA del amor tóxico.  Desafortunadamente mi intuición no estaba equivocada y las excursiones están todas reservadas y son muy caras.

amore tossico
Santa Marta

Vuelvo al hostal, y después de algunos consejos de la recepción hago un listado de lugares para visitar en Santa Marta

  • Playa Blanca
  • Parque Tayrona
  • Taganga

Empiezo a hacer el plan para el día siguiente.

Por casualidad, las cosas toman otra vuelta: mientras estoy en el hostel, hablando con mi mama por teléfono, conozco a Carlo, un italiano, que también viaja solo. Ambos no tenemos ideas muy claras, pero nos damos cuenta de que la conversación estaba fluyendo bien, con risas e historias y que podíamos seguir un trozo de viaje juntos.

Carlo y Silvia
HACIA EL PARQUE TAYRONA

Casualidad que, las cosas toman otro sentido: mientras estoy en el hostal, hablando con mi madre por teléfono, conozco a Carlo, un italiano, que también viaja solo. Ambos no tenemos ideas muy claras, pero nos damos cuenta de que la conversación estaba fluyendo bien, con risas e historias y que podíamos compartir un poco de viaje juntos.

Decidimos, con toda la locura, ir al Parque Tayrona y reservar una noche en un hostal a 1 km de la entrada cerca de Cabo San Juan.

El Parque Tayrona está a una hora en autobús del centro de Santa Marta, así que a la mañana siguiente nos dirigimos a la plaza del mercado donde tomamos los autobuses. Un calor horrible, sofocante y húmedo que casi me desmaya.

amore tossico
Centro de Santa Marta

Empezamos el viaje hacia la aventura…. Mi garganta a veces me hace entender que existe con sus amigas placas, pero empiezo mi tratamiento antibiótico… (que luego dejaré, con la inconsciencia) ¡Basta Mario!

El autobús no tiene aire acondicionado, pero viajamos con las puertas abiertas…. ¡problema resuelto! Llegamos al hostal… y… ¡bienvenidos a la magia!

EL HOSTEL Y E LA SELVA

amor tóxico

amore tossico
La mia camera nell’ostello

Estoy en medio del bosque: El hostel («The Journey hostel”) es fantástico. Aquí estamos en el mundo hippie. El chico del hostal, un canadiense, nos da la bienvenida y nos registra y, tan pronto como ve nuestros pasaportes, nos hace una pregunta extraña:

«¿Quereis cenar gratis esta noche?»

Bueno, nos miramos entre nosotros y, como viajeros sin dinero, respondemos con un rotundo «SÍ».

En realidad, el canadiense sólo estaba esperando esa respuesta. y nos contesta:

«Si sabéis hacer ragú, esta noche cocináis pasta para algunos de los huéspedes del hostal. Yo pondré los ingredientes».

Nos quedamos muy sorprendidos. Inmediatamente me invade una carga y adrenalina impresionante e inmediatamente ACEPTO el desafío, así como mi compañero de viaje!

Quiero demonstrar a mí misma que puedo hacerlo.

Sin duda, me ayudará a recuperar la confianza en mí misma. El dueño del hostal confió en mí y no puedo decepcionarlo.

EL RETO Y SU PREPARACIÓN

La cena está programada para las 7.30 p.m., la noche cae temprano en Santa Marta así que alrededor de las 5.30 p.m. comienza la preparación de la boloñesa.

La cocina, parece un sótano de la FARC, y nosotros parece que estamos secuestrados. ¡Que risas!

La cocinera oficial del hostal de vez en cuando trata de entender la preparación para aprender, pero en realidad está muy contenta de poderse relajar.

amor tóxico
La cocina

Durante la preparación, el propietario nos da información sobre el número de comensales para la cena…. el reto se pone más difícil… poco a poco llegamos a 22 comensales….

Tenemos pasta en cantidad y los ingredientes parecen ser suficientes. NO PANIC!

amor tóxico

Después de una hora y media de preparación, la pasta a la boloñesa está lista!

Colocamos las porciones para los 22 comensales y, una vez distribuida la cantidad, decidimos ir a cenar con el  resto del grupo.

LA MANADA DE LOBOS Y LA SORPRESA

amor tóxico

Los huéspedes, como lobos hambrientos, devoran su plato, pero en cuanto llegamos, la manada se detiene y adopta una posición defensiva con una mirada desconfiada.

De repente, desde un rincón del hostal, el amo sale de la manada y hace el anuncio con vehemencia:

«Estos son los cocineros de vuestra cena deliciosa!»

De repente los lobos cambian su expresión y la sonrisa en sus rostros me dan de entender de que ya no estamos en peligro.

Después del anuncio comienza el aplauso y toda una serie de felicitaciones. Felicidad a mil!

Todavía recuerdo con gran emoción aquel momento que marcó una pequeña victoria para mí.

Había dado espacio a mi libertad de ser y conectada conmigo mismo.

Ahora puedo responder a la pregunta de cómo superar el amor tóxico:

Creer en ti mismo.

amor tóxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *